30/07/2017 - 09:25

Rajoy no defrauda

Jorge García

Jorge García

Este miércoles, Mariano Rajoy declaraba en la Audiencia Nacional; lo hacía en calidad de testigo debido a la financiación ilegal del PP. El Presidente no fue un testigo cualquiera, sino que podríamos calificarlo como “VIP”, sentándose a la derecha y al mismo nivel del tribunal, en lugar de situarse frente a éste.

 

Pero ese no fue el único motivo por el cual Mariano Rajoy fue un testigo sin igual, sino que además, contó con el apoyo de dos abogados: por un lado, el presidente del tribunal y por otro, el letrado que se ocupa de la defensa de Bárcenas. Por si no fuera suficiente, el Presidente gozó de otro privilegio para evitar el abucheo de los manifestantes y las cámaras, entró por el parking subterráneo (algo inédito).

 

El espectáculo que se vivió en aquella sala fue propio de una obra de Berlanga. El presidente del tribunal, vetaba reiteradamente las preguntas de la acusación. En repetidas ocasiones se recurrió al argumento de “esta cuestión no es pertinente”. Con la actitud llevada a cabo por el tribunal, la percepción de la ciudadanía española sobre la Justicia ha puesto de nuevo de manifiesto la sensación general de falta de independencia del cuerpo judicial.

 

Mariano Rajoy, debería haberse sentado frente al tribunal, como es costumbre en el caso de los testigos. Las constantes interrupciones por parte del presidente del tribunal hacia los abogados de la acusación hicieron que Rajoy se creciera.

 

El Presidente del Gobierno manifestó durante toda la declaración una actitud chulesca, llegando a la falta de respeto hacia el personal letrado.

 

Podríamos decir que la ciudadanía no esperaba mucho de la declaración del Presidente, si por algo puede destacar el señor Rajoy es por su habilidad para hablar sin aportar nada al asunto.

 

Y así fue, Mariano Rajoy negó la mayor y tuvo tiempo incluso para burlarse de los letrados. Concretamente, se refirió a dos de los abogados de la acusación con las siguientes palabras: "No me parece un razonamiento muy brillante" o "No sé si se ha confundido de testigo".

 

Rajoy daba pruebas de haberse preparado con conciencia su declaración, siempre opta por la lectura íntegra en sus intervenciones, recordemos su ya famoso “fin de la cita” en su primera comparecencia en el Senado para hablar del “caso Bárcenas”. Esta vez, respondió a las preguntas que se le formularon sin ningún tipo de apoyo, sin papeles. Claro está que las respuestas, si me lo permite, fueron según lo esperado “No me consta”, “Oiga…”, “No recuerdo”, “No lo sé”.

 

Otra de las estrategias seguidas por Rajoy fue la de presentarse como un inocente, una víctima de engaño por su extesorero. Ese argumento ya manido, fue empleado con

anterioridad por la infanta Cristina o la ex-ministra de Sanidad, Asuntos Sociales e Igualdad popular, Ana Mato.

 

Rajoy, durante el juicio, afirmó desconocer la gestión económica del PP. De ser cierto (todavía cuestionable) el desconocimiento de las cuentas de su partido, ¿Qué legitimidad posee el señor Rajoy para dirigir la política económica del país? ¿Realmente usted cree que Mariano Rajoy, tras más de 20 años en la dirección de la ejecutiva nacional del Partido Popular no estaba al corriente de una cuestión tan delicada como es la financiación de su partido? ¿Qué considera más grave, que el Presidente del Gobierno tuviera pleno conocimiento de la situación irregular del partido y lo niegue, o por el contrario, desconociera la financiación de su propio partido, tras haber sido director de campaña o vicesecretario general entre otros cargos?

 

En cualquiera de los dos casos, por decencia e higiene democrática, Mariano Rajoy debería dimitir.

 

Jorge García Cuesta es politólogo.

 

Comentarios

  • Paco Falcón
    02/08/2017 - 12:05

    “No soy de aquí ni soy de allá, no tengo edad ni porvenir y ser feliz es mi color de identidadddddd”, esto lo iba cantando tan campante mientras paseaba cuando de repente llega uno y le increpa: ¡Chacho, que no ves que tus conmilitones se están empajando a robar, mi niño!.....Y yo que sé. Claro, hibernando desde el caso Faycan hasta nuestros días, por lo visto. A la política no se dedican los mejores, pero es que tampoco nosotros ayudamos a mejorar las cosas votando a los mismos que nos hunden. Y cuidao no vaya a venir el lobo, que según dicen los voceros del capital, es más malo que el diablo. Así nos seguirá yendo mientras prefiramos lo malo conocido.

    4
    4
  • Francisco Jones
    01/08/2017 - 23:46

    Se te ve venir de lejos,¿estudiaste ciencias políticas en la complutense de Madrid?,instruido por otro gran comunicador independiente el Gran Pablo ,el coletas .,que su mejor frase después de la declaración de Rajoy fue decir que la democracia española está enferma y,que no le gustaba, y claro y vas a venir tu a salvarla y te gustaría la democracia bolivariana.En fin, que se os ve la patita de lobo ,bajo la piel de cordero.

    5
    5
  • Javier GR
    30/07/2017 - 17:49

    Cierto, Rajoy hizo lo que, por desgracia, esperabamos todos los españoles. Nos enfrentamos a un grave problema de credibilidad en el exterior, eso a lo que los Populares mal llaman la `marca España`. Un presidente español declara en un juicio por la financiación ilegal de su partido politico. Eso sería suficiente como para dimitir en otros países. Pero aquí, señores, estamos en España, y esa es nuestra `marca España`.

    11
    5
  • javier burón monís
    30/07/2017 - 13:19

    Estimado Jorge García, al ver el título de tu artículo, me dije: "tengo un 'rival' que me hace 'sombra'...". Pero no, mi 'gozo en un pozo'. Al leer tu escrito me he percatado que tu 'tendencia' (como politólogo y como persona, tienen inclinaciones muy hacia la 'izquierda') es muy distinta a la mía: "Rajoy no defrauda" me ha hecho pensar que todo iba a girar en torno a lo que ocurrió el 26 de julio (Santa Ana, lo digo porque mi mujer y mi hija lo celebraron) pero aceptando la 'realidad' más diversa, de este a oeste o de norte a sur, pero he aquí que me has sorprendido con una 'historia' que nada tuvo que ver con lo 'vivido' en esa Audiencia Nacional. Y seré breve, ya que al no 'comulgar' con tu exposición de los 'hechos probados', te diré que las 'verdades' por ti esgrimidas no son 'correctas', no digo 'falsas' pero no hacen honor a la verdad. Comparaciones con la infanta Cristina, Ana Mato... ¿Qué 'declaración de intenciones' viste tú que has 'distorsionado' todo lo ocurrido en lo que tenía que ser una declaración como 'testigo' de la 'financiación irregular o ilegal' del PP? Perdona, Jorge, pero tú has visto otra 'película'. Un saludo de Javier Burón, ¡'cronista de relumbrón'!

    12
    15

Enviar Comentario