18/04/2017 - 10:28

La razón justa

Nieves Rodríguez

Nieves Rodríguez

Las feministas estamos de moda, ya sea por el incremento del número de asesinatos machistas o por las declaraciones del algunos políticos y políticas que se hacen llamar feministas para sumarse al carro de la modernidad., aunque  sólo sea para tergiversar sus auténticos principios. Algo, por otro lado, normal en un país como el nuestro, acostumbrado como estamos a hablar de todo sin saber de nada.

 

La última la montó Cristina Cifuentes revelando en una entrevista su golpe de melena para convencer al contrario. La política, llamada la proge de la derecha, parece que todavía no ha entendido que el hecho de que las mujeres sigan teniendo que utilizar la “coquetería” para convencer al género masculino refleja la vigente necesidad de hacer una verdadera pedagogía del Feminismo.

 

Porque el Feminismo no es otra cosa que un movimiento social que pide para la mujer los mismos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres. Esta lucha justa no sólo no ha acabado sino que se hace cada vez más necesaria en cuanto no haya una igualdad real entre hombres y mujeres. Sin ir más lejos,  hace doscientos años las primeras feministas  ya demandaban la misma igualdad de salario que compañeros, derecho que aún no se ha hecho real en algunos sectores en nuestro país.

 

Pese a todo, el Feminismo no se ha librado de la devaluación ideológica de los partidos,  y en su nombre se dice cualquier cosa. De esta forma, partidos incipientes se suman al Feminismo sin saber siquiera cuáles son sus principios rectores, como Ada Colau  que regulariza la prostitución en la ciudad de Barcelona,  o  los podemistas que debatirán sobre  los vientres de alquiler.  En este totum revolutum,  todo vale y cada cual se viste de feminista según le vaya en el convento. 

 

No es de extrañar, por otro lado, en un país donde el Ministerio de defensa saca la bandera a media hasta en Semana Santa,  o en  donde las iglesias tienen tanto peso. En esta España de pandereta  y mantilla,  donde cada dos días muere una mujer a manos de su pareja o ex pareja, donde las niñas son prostituidas para goce y disfrute de empresarios y políticos. ( no olvidemos  el caso “las 18 lovas”) el Feminismo se hace más necesario que nunca.

 

Porque serán los hombres y las mujeres (que una mujer no se declare feminista es tan absurdo como que una persona no se declare ser humano) de ideología feministas quienes sigan en pie de guerra por la igualdad, denunciando los micromachismos y los neomachismos incipientes, pero también el apagón informativo que sufren temas tan sangrantes como la prostitución de menores en Canarias.

 

 Los hombres y mujeres feministas vamos a estar  y estaremos ahí donde sea necesario levantar la voz de las mujeres explotadas, prostituidas, asesinadas. Nos mueve, como a las primeras sufragistas, el convencimiento de la razón justa.

 

Nieves Rodríguez Rivera es profesora de Lengua y Literatura.

 

Enviar Comentario