Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies

domingo, 21 de diciembre de 2014Última actualización: 22:29Director: Carmelo J. OjedaISSN 1885-5636Año 9 nº 3594Establecer como Página de inicio
PORTADA > EL MAJADERO
EL MAJADERO -07/05/2009 - Actualizada a las 21:43

De prebendados, trepas y parásitos


Una de las enfermedades más incidentes en la salud de nuestro actual sistema democrático, es el tráfico de influencias, que como cualquier otra enfermedad tiene su sintomatología bien definida, presentando, por lo general, una serie de síntomas claros y bien definidos, inequívocos y representativos, contundentes e identificativos, que al propio tiempo son tan determinantes que de no detectarse en el examen sintomatológico inicial, tampoco existiría la enfermedad en sí.

De entre los virus más característicos de esta sintomatología se encuentran los prebendados, que son los que se instalan en el organismo de forma muy cómoda favorecidos por unos continuos comportamientos o conductas anómalas que degeneran de su origen o naturaleza.

Estos virus, los prebendados, ocupan generalmente un cargo o empleo lucrativo y bastante acomodado, concedido generalmente por antiguos favores recibidos o por relaciones bastardas, de contexto ilegítimo, no correcto y menos aún legal, dada la procedencia extracorpórea e irrelevante. Son por naturaleza propia tan incompetentes, que llegan a infectar otras partes del cuerpo y el tratamiento para combatirles afecta igualmente a otros miembros no infectos a los que diezma irremisiblemente, de no observar éstos una disciplina rigurosa en la alimentación y el ejercicio diario, dado que ataca y merma sus defensas naturales. Se suele manifestar el proceso, con auténticas diarreas mentales que atacan las neuronas, debilitando las entendederas mediante comportamientos irracionales, irrelevantes e ilícitos.

Otros virus localizados en el examen sintomatológico, son los denominados trepas, que son los que entran en el organismo y que, por sus prebendadas características, infectan las diferentes partes del cuerpo, atacando directamente al sistema inmunológico. En estos casos se hace imprescindible el ingreso en un Centro Sanitario, bajo la vigilancia y responsabilidad de un Doctor Especialista.

Son en definitiva, los que una vez instalados tras la prebenda previa, se encaraman o escalan, se montan o se encumbran a posiciones que no les corresponden ocupándolas ilícitamente y, cuando la infección se manifiesta claramente con diagnóstico grave, no existe tratamiento alguno para combatirla, dado que la incompetencia en la que anidan ilegítimamente, les priva de cualquier conocimiento o facultad ante la jurisdicción ordinaria y por ende, de la pertinente responsabilidad de sus acciones. En ese momento la medicación no responde, por los anticuerpos que se han generado en el propio organismo y se hace imprescindible la intervención quirúrgica, amputando los miembros, viseras o glándulas afectadas. En esta fase se manifiesta la enfermedad mediante vómitos de prepotenciatitis incontrolada y desfachatitis aguda.

Finalmente se detecta, tras los análisis y radiografías pertinentes, la presencia de una infección generalizada, en la que el tratamiento alimenta la presencia de estos parásitos, que como tales, viven a costa de otros, nutriéndose a expensa de aquellos y ocupando con su putrefacción los espacios reales que previamente se han auto fabricado mediante la prebenda inicial.

Los estudios médicos más recientes, han determinado que este tipo de enfermedad, por su origen ilegal y su total incompetencia, parasita mes tras mes (nómina tras nómina) y que un tratamiento de choque puede conseguir eliminarla tras un período de incubación de cuatro años, aunque en ciertos casos, de no ser continua la medicación, su presencia puede ser crónica y de por vida, colaborando a la total infección del sistema inmunológico y consecuentemente con la muerte del sistema general, mediante la destrucción de toda esperanza de vida, dado que en el glosario de medicina no existe ningún tipo de antídoto al respecto. Tipifican esta fase la aparición de erosiones en la piel que se exteriorizan en una total irresponsabilidad que daña el cerebro con una ignorantitis supina y procesos febriles que suelen desembocar en delirios de grandeza.

Llegados a este punto, es cuando surgen denuncias de familiares de enfermos infectados por negligencia de los Doctores Especialistas (componentes del grupo A), que con su silencio e ineptitud han permitido la proliferación de la contaminación, con lo cual se inicia un proceso judicial para dirimir responsabilidades en el que se ven involucrados los representantes del Colegio Farmacéutico (los componentes del gremio político) quienes a sabiendas de que la medicación existente en el mercado no es eficaz, han permitido con su incompetencia la evolución de la enfermedad. Finalmente ha de intervenir el Ministerio de Salud Pública (Inspección de Trabajo), que resuelve generalmente sancionando a los responsables, sanciones éstas que se pagan con el dinero de los infectados colateralmente (el pueblo llano) e internando indefinidamente a los enfermos portadores del virus e incubadores de la epidemia, con un tratamiento aletargado que merma la economía nacional.

No obstante, en el último Simposio sobre Medicina Institucional y Peluqueros (tomadores de pelo), celebrado en las Cortes Españolas, el Colegio Oficial de Medicina manifiesta no existir peligro alguno de epidemia y que por ello, no se han tomado las debidas medidas, ni las previsiones económicas para fabricar una vacuna que, de forma sistemática destruya estos virus, a pesar de las múltiples denuncias efectuadas al respecto por los pacientes que sufren los síntomas y los familiares de aquellos que han fallecido víctimas de esta enfermedad. Todo ello, sin que se cursara a tiempo la orden de ingreso y aislamiento en un Sanatorio, de aquellos portadores iniciales de las células madres que originaron la infección.

¡Dios mío!... por un momento, creí estar refiriéndome a los enchufados y chupópteros que anidan dentro de la Administración, aunque también, por momentos, creo que posiblemente todo sea producto de una majadería más de las nuestras, que realmente esté equivocado en todo y que… tal vez, sólo tal vez no sea la plaga que actualmente asola, apesta y merma el actual sistema democrático dentro de las Instituciones Públicas en nuestro país.

Comentarios de este artículo
Enviado el 09/05/2009 a las 07:12
Es muy sarcástica la crónica, me gusta la forma de plantear la situación y le digo que además de dar usted en el clavo plenamente, esta enfermedad no hay quien la remedie, ya que, el remedio está en manos de los propios interesados, los políticos... y a estos les conviene seguir manteniendo esa situación de basayaje que les brindan esos enchufados.
Comentario enviado por Ciudadano Kent.
Enviado el 08/05/2009 a las 19:19
Lo malo del caso no es solamente que entren en el Ayuntamiento como asesores o cualquier otra disculpa como cargo o trabajo, lo malo es que los enchufan a través de las empresas municipales y después se les ve trabajando como un funcionario más, con lo cual cuando se les quiera echar a la calle alegan haber trabajado para el Ayuntamiento y hay de reconocerles el puesto de trabajo, con la connivencia de algunos funcionarios de arriba y los propios políticos que les enchufaron. Yo llevo ya dos años y tres meses en el paro y nunca me han llamado y tengo dos hijos que mantener junto a mi mujer y pagar el arquiler.
Comentario enviado por un vecino de telde ultrajado y ninguneado.
Enviado el 08/05/2009 a las 07:52
Estoy totalmente de acuerdo con el Majadero, aunque no sea de mi simpatía la mayor parte de las veces, pero aconsejo al lector que se complemente esta lectura con la del Sr. Suárez Mesa, que existe en Cartas al Director, bajo el título de "Lo que es incedente (funcionarios y políticos)... ¿Qué vamos a seguir soportando los ciudadanos ante la forma de actuar de estas mafias?... ¿Dónde está el Poder Judicial para poner freno a estos robos?... Si ésto es vivir constitucionalmente, prefiero irme a vivir a un país donde no se viva este tipo de democracia... da verguenza... mejor me hubiera quedado donde estaba como emigrante.
Comentario enviado por Roberto Viera.
Enviado el 07/05/2009 a las 22:56
Exelente, mi querido majadero, sdi esto en un momento dado, pensabas que era producto de una majadería te has equivocado, es una realidad como un templo, y los que observamos calladamente muchas veces, lo sentimos en nuestra piel conscientes de que uno solo no puede cambiar la situación, la pandemia está muy exctendida, difícil de erradicar, pero no imposible, si somos muchos los que exigiéramos una cuarentena, para identificar a los que trajeron las células madres y a los infectados más directos susceptibles de seguir expandiendo estas plagas.
Comentario enviado por Zenaida Amador
Enviar comentario de este artículo
1.200 caracteres
Use un lenguaje apropiado. Todos los comentarios son revisados antes de su publicación, por lo que no aparecen inmediatamente. Nos reservamos el derecho a eliminar o modificar los mensajes que no se ajusten al tema. Su dirección de correo no será publicada.
  • Esta es la opinión de los internautas, no la de teldeactualidad.com.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Tampoco se permitirán mensajes no relacionados con el tema de la noticia. Por favor, céntrese en el asunto de debate.
  • El envío de comentarios supone la aceptación de las condiciones de uso.
Max: 40 caracteres
A la vista de recientes sentencias, TELDEACTUALIDAD no dará cabida o modificará los comentarios alusivos a personas concretas (representantes públicos o no) con expresiones que persigan su menosprecio o descrédito o que constituyan intromisiones ilegítimas en su derecho al honor y dignidad. La descalificación en el ámbito profesional o personal no puede tener amparo en el derecho a la libertad de expresión, por lo que emplazamos a nuestros lectores a evitar expresiones y frases insultantes, lesivas e injuriosas, cuyo contenido exceda a todas luces de la crítica política.
Publicidad
Canales Teldeactualidad
Teldeactualidad Radio
Ahora en Directo Pulsa para escuchar
Publicidad
Teldeactualidad en Facebook
Tribuna Libre
Y después de la caída del muro de Berlín…. ¿Qué?
Homenaje a Isabel María Luisa Ortega
Telde Ciudad Europea del Deporte en Jinámar
Cuando los árboles no te dejan ver el bosque
Moción tormentosa