A Bentagoyhe, el promiscuo guanarteme de los antiguos canarios de Telde, le iba la marcha

Era el padre de Bentejuí, que optó en 1483 por sucidarse en Gran Canaria en lugar de entregarse a las tropas castellanas

A Bentagoyhe, el promiscuo guanarteme de los antiguos canarios de Telde, le iba la marcha
Montaña de Cuatro Puertas (Foto Multimedia)

TELDEACTUALIDAD

Telde.- Al antiguo rey o guanarteme de Telde, en Gran Canaria, le iba la marcha. En medio de la Conquista de las islas, el Guanarteme de Telde murió por una enfermedad de transmisión sexual (ETS) a la que los cronistas, para salvar la cara de los antiguos canarios en la Península, la ocultaron bajo la denominación de "epidemia". Concepto que provocó mala imagen de las tropas castellanas de las islas. Sin embargo, era otra cosa.

 

Uno de los que sembró en Europa mala imagen castellana ante epidemias por la Conquista de las islas fue el francés Verneau, que sostuvo: "Dicho mal existía en las Canarias muchos años antes de la conquista por los Reyes Católicos, por consiguiente, hay que pensar que fue traído a las Afortunadas en una de las tantas incursiones que llevaron a cabo los portugueses, normandos, mallorquines, aragoneses, gallegos, castellanos, sevillanos, etc.". Con el paso de los años rectificó y pidió disculpas, según se señala en un reportaje publicado por ABC Canarias.

 

Bentagoyhe fue el padre de Bentejuí que, de acuerdo con las crónicas de la época, se suicidó junto a su tutor Tazarte el 29 de abril de 1483, en la fortaleza de Ansite. En la zona de Telde, según los datos de Abréu, en esa época había 14.000 hogares.

 

La ETS del padre de Bentejuí es una de las conclusiones Juan Álvarez Delgado, prestigioso filólogo canario e historiador que, en 1932, ganó la cátedra de Latín en el instituto de Santa Cruz de la Palma ante un tribunal presidido por Miguel de Unamuno.

 

Para Álvarez Delgado, en los textos antiguos "epidemia" o "peste" son expresiones frecuentes, "equivalentes entre sí, pero imprecisas en su valoración para nuestros autores". "Tampoco podemos negar la existencia en Gran Canaria de una epidemia durante ese siglo de operaciones para su conquista castellana, o en la que muriese el Guanarteme de Telde, Bentagoyhe, y otros muchos indígenas, o en los años inmediatos a 1476. Porque nuestros textos documentan varias epidemias en ese siglo antes y después de la conquista castellana de las islas".

 

De acuerdo con uno de sus estudios, al que ha tenido acceso ABC, la promiscuidad fue lo que se llevó por delante a Bentagoyhe, el Guanarteme de Telde. Siempre se ha dicho que murió por una epidemia, pero los textos investigados por Álvarez Delgado indican que la epidemia que llegó a la isla por los castellanos. Era por otra cosa: calentura.

 

Y no solamente fue Bentagoyhe cayó por el camino. Además del monarca de los antiguos canarios en Gran Canaria "otros muchos indígenas, o en los años inmediatos a 1476" murieron producto de su descontrol fornincando. También en Tenerife sobre 1496 la promiscuidad acabó con muchos canarios.

 

Cronistas de la época como Abréu y Torriani camuflaron esta situación con argumentos del tip diciendo que estas muertes eran producto de "habiendo desagradado a Dios, su impío atrevimiento, Dios fue servido de dar en esta isla una grave enfermedad".

 

Viera y Clavijo, por su parte, menos crédulo "de ese innecesario milagro que el franciscano Abréu Galindo, lo explica así: "Esta inhumana ley no estuvo mucho tiempo en observancia, porque la misma naturaleza con una enfermedad epidémica evacuó e1 país y murió casi la tercera parte de la nación".

 

Por la tradición oral de la época, "nuestros escritores cargaron arbitrariamente" parte de esas muertes a normativas como el estatuto de matar niñas "que ellos aceptaban de buena gana". Una norma que fue dictada para obviar la falta de mujeres casaderas, causada por la ley de infanticidio, hasta 1450, en que Azurara habla de la merma de población insular.

 

Y esta práctica tuvo su "natural consecuencia, por secuela normal de enfermedades venéreas determinadas por la promiscuidad sexual de mujeres ligadas hasta a cinco maridos simultáneamente". Esa fue la causa de la muerte del Guanarteme de Telde.

 

La ley de infanticidio, que pudo estar vigente de 1450 a 1470, aproximadamente, generó un clima de promiscuidad sexual, "determinante de contagios venéreos", aunque le llamaban peste, que, "entre otros, llevó a1 sepulcro al guanarteme de Telde Bentagoyhe, según testimonio de Abréu Galindo, hacia el año 1476".

 

Y es que Abréu Galindo afirma que la población de la isla mermó por esas epidemias "dos tercios" aunque Torriani indica que ese descenso de población fue mayor. Juan Álvarez Delgado sostiene que, de acuerdo con sus estudios, "la merma de la población de la isla entre 1404 y 1450".

 

Fuente: Texto ABC Canarias.

 

Comentarios

  • Faycán
    18/04/2017 - 20:29

    Nunca imaginé que se podría leer un absurdo tan grande sobre la historia. Hay pseudohistoriadores tan mediocres que no tienen nada mejor que hacer. Que vergüenza de conclusiones,

    67
    0
  • Luis López Sosa
    15/04/2017 - 07:43

    La promiscuidad de algunos, la llevan en los génes y cuando menos en la cabeza, con tal de dar la nota se apuntan a decir cualquier verdura. Estos "catedráticos" debieran saber de la transmisión de enfermedades por parte de los conquistadores y colonos a la población aborigen. Fueron enfermedades traídas de fuera y se volvieron comunes,ya que, todavía mi amigo Sir Alexander Fleming, no había descubierto la penicilina. Tengan más cordura y honestidad a la hora de tratar los datos históricos y déjense de fantasear. El sensacionalismo ya no se lleva señores.

    6
    2
  • Francisco
    15/04/2017 - 01:24

    Muy mal Álvarez Delgado cayendo en lo escabroso para llamar la atención, ¿qué necesidad tenía? Las crónicas hablan claramente de una plaga con capacidad para segar la vida de una proporción enorme de la población de forma repentina, no puede ser una ETS. Será peste, viruela o tifus, los asesinos en masa más comunes de la época en Europa.

    4
    0
  • Yaiza
    14/04/2017 - 22:45

    esta claro que el.papel lo aguanta,todo

    2
    0
  • Antonio Rodríguez
    14/04/2017 - 21:52

    Madre mía con los comentarios, sobretodo el se Bentejuí y "su historia", no la mía y eso que se en el metro cuadrado de Telde en que mi madre estando en casa preñada de mi, tomóla el parto y parióme allí...

    0
    0
  • Bentejui Motas G.
    14/04/2017 - 16:03

    Vergonzoso titular!!! Y vergonzosa noticia!!! Me refiero a la manera de tratar la historia de Canarias!!! Este tipo de noticias, enfocadas como si se trataran en el programa sálvame de telecinco, no ayudan en absoluto a la puesta en valor de nuestra historia. Y si ahondan en la aculturación que padece este pueblo. Rechazo tajantemente la forma y fondo de la noticia, basada en una pura especulación del autor, sin una base cientifica ni arqueológicas que la sustente. Especulación del autor que choca frontalmente con las teorías de la guerra biológica desarrollada por los castellanos, contaminando nacientes de agua y contagiando de manera premeditada con enfermedades no existentes en el archipiélago!!!! Ya esta bien de este maltrato a nuestra historia!!! Ya esta bien de que los políticos lo concientan y fomenten!!! Si en verdad se quiere teorizar sobre el contagio de enfermedades venéreas entre los Canarios, haganlo dignamente!!! No con noticias de este tipo!!! Vergonzoso y despreciable!!!

    28
    7
  • Abel G.R.
    14/04/2017 - 14:24

    Pero, ¿es promiscuidad visto desde el punto de vista católico, musulmán, budista o animista? Un contagio de este tipo también pudo ser introducido por violaciones. Así y todo, la concepción de la monogamia es cultural y si bien no se entiende el culto y rituales en torno a la fertilidad de los indígenas canarios en el Tyldet prehispánica, es obvio que se lleguen a este tipo de conclusiones. Son en sí conclusiones sesgadas y faltas de estudios de entendimiento de la cosmogonía de los canarios prehispánicos y sus cultos. Más bien se apunta más a un contenido y entendimiento católico, propios de esta Semana de La Primavera, fagocitada por el catolicismo como otros muchos cultos animistas prehistórico

    20
    0

Enviar Comentario

X