01/10/2015 - 22:14

La nobleza se hace calle en el 'barrio sin ley'

Una vía de La Viña lleva el nombre del don

Luis A. López Sosa

La nobleza se hace calle en el 'barrio sin ley'
Calle de Nobleza en el barrio de La Viña (Foto Luis A. López Sosa)
Luis A. López Sosa

Hoy, hacemos nuestro paseo por el barrio de La Viña, donde tenemos muchos amigos y conocidos, si… de esas personas que cuando te ven te dicen un … ¡Oooouppp!, a modo de… ¡a dios usted!, pero que no dejan de tener ese sabor de la salutación entrañablemente popular de nuestra tierra.

 

Allí buscamos la calle Nobleza, cuyo inicio lo encontramos en una futura prolongación de la calle Armiche, desde donde con orientación de Naciente-Poniente y, tras recorrer unos 280 metros, aproximadamente, finaliza en la calle Sinceridad.

 

Tiene lindando al Sur la calle Amistad y al Norte lo hace con la calle Prudencia.

 

Esta nominación al igual que la de los ocho viales que componen el barrio, aparecen por primera vez en el Censo Municipal de Habitantes y Edificios referido al 31 de diciembre de 1970, pasando a formar parte desde entonces, del Callejero del Distrito 6º, Sección 11ª del mismo.

 

Sinopsis de la nominación

La Nobleza es un don concedido por Dios como consecuencia de la forma de actuar del individuo en consonancia con sus buenas acciones, oponiéndose sistemáticamente a las malas, por serle extrañas.

 

Una persona noble es aquella que es mansa de espíritu, que no alberga en su proceder ninguna acritud para con sus semejantes. El noble sabe de sus actitudes y no necesita exponerlas ante los demás para hacer alegoría de ellas.

 

Por otro lado tenemos que el noble es quien ostenta la condición o el título de nobleza, que constituyó desde la antigüedad una alta dignidad, tanto como luego un concepto «socio-grupal».

 

En la Edad Media, era uno de los tres estamentos medievales y del Antiguo Régimen, junto con el clero y el tercer estado. Su carácter preponderante fue prácticamente abolido en la esfera política, ante el cuestionamiento de la legitimidad de su dominio, frente al argumentario de la Ilustración. Su influencia se mantuvo aún después de las revoluciones burguesas y proletarias, no obstante las permanentes presiones por eliminar una distinción introducida entre seres humanos esencialmente iguales.

 

No obstante, en España, la pertenencia a la Nobleza es todavía hoy valorada como una distinción social para algunas personas, pese a tener un significado legal meramente simbólico, pero que realmente se arropa de ciertas influencias, que le son concedidas por aquellos que quieren aspirar a la pertenencia a dicha distinción.

 

La contraposición de la verdadera nobleza respecto a la segunda, puede estar precisamente en la consideración hacia el individuo, sea cual sea su condición social, la cual nunca imperaría sobre la condición espiritual o personal.

 

Si sobrevienen males, oprimen y corrompen la felicidad, porque traen aflicciones; sin embargo, también en estos resplandece la nobleza, ya que, se constituyen en el deber y la necesidad voluntaria del ser humano.

 

Tenemos el deber, más allá de nuestras preocupaciones personales, más allá de nuestros hábitos cómodos, de fijarnos un objetivo por sobre nosotros mismos, y esforzarnos por alcanzarlo, desdeñando las risas, el hambre y la muerte. No sólo alcanzarlo. Un alma altiva cuando alcanza su objetivo, lo desplaza aun más lejos. No alcanzarlo, sino no detenernos nunca en nuestra ascensión. Es el único medio de dar nobleza y unidad a la vida.

 

No habrá paz sin verdad ni amor sin nobleza., dado que para que podamos mirar y tocar sin pudor las flores, sí, todas las flores y seamos iguales a nosotros mismos en la hermandad delicada, para que las cosas no sean mercancías, y se abra como una flor toda la nobleza del hombre: iremos todos hasta nuestro extremo límite, nos perderemos en la hora del don con la sonrisa anónima y segura de una simiente en la noche de la tierra.

 

La verdadera nobleza consiste en saber valerosamente sufrir por los demás y no permitir que los demás sufran por nosotros. Es doblegar sistemáticamente el ego personal a favor y consideración al prójimo, sea cual sea su condición.

 

Toponimia del barrio

Sobre el barrio de La Viña, hemos de apuntar que fue hasta finales de la década de 1970, un lugar algo apartado en la ladera de la margen Norte del Barranco del Negro, al Poniente del barrio de la Montañeta del Calero, al que se accedía mediante una carretera estrecha y polvorienta, como queriéndose ocultar de la sociedad que unos cientos de metros más al Naciente iba en constante evolución.

 

Fue conocido en cierta época con el sobrenombre de “El barrio sin ley”, debiendo este calificativo al sistema anárquico constructivo de las viviendas que se fueron levantando en el lugar y que más tarde daría origen al barrio de La Viña que hoy conocemos.

 

Eran viviendas autoconstruidas por los propios aparceros que emigraron de otros lugares de la isla, con motivo de las zafras de tomateros, y que se fueron afincando poco a poco, al objeto de contrarrestar el inconveniente de la distancia y la falta de medios para realizar las mudanzas cada temporada. Mención aparte merece el espíritu de propiedad honesta que persiguiera cada una de estas familias de condición humilde. 

 

Fue tras el declive del cultivo de la caña de azúcar, durante el último tercio del siglo XVI, debido principalmente a la carencia de madera para alimentar los ingenios y calderas en el proceso industrial de la fabricación del azúcar, a la falta de agua para el riego de los cañaverales y la disposición en las colonias antillanas de mejor clima, terrenos más extensos y una mano de obra esclava de bajo coste. Llegado el primer tercio del siglo XVII, el cultivo de la caña de azúcar desaparece totalmente de nuestro municipio.

 

Como contrapartida surge en nuestras islas el cultivo de la vid, con la producción de vinos y aguardientes en el Archipiélago y por tanto, en nuestra ciudad. Aunque el cultivo de la vid se introdujo desde que se finaliza la conquista de la isla, es tras la quiebra de la industria azucarera cuando experimenta un sensible impulso el cultivo de la vid, importándose sarmientos del mediterráneo occidental, de variedades de alta producción y gran calidad.

 

Por esta misma época, se procede al rochado de las tierras de medianías a costa que anteriormente no era cultivadas y se ponen en producción cientos de fanegadas en nuestro municipio, alentada esta labor por la prohibición de plantar cepas en las colonias del continente americano, como medida de protección de la producción peninsular.

 

En poco tiempo el cultivo de parras, la elaboración y el comercio de los vinos y aguardientes pasa a ser la principal ocupación de nuestra gente, teniendo una gran aceptación y predilección nuestros caldos, de excelente calidad, en los mercados europeos y americano.

 

La competencia de nuestros caldos frente a la producción peninsular en el mercado de América, fomenta quejas y propician unilateralmente que la Casa de Contratación el 16 de junio de 1607 dicte una cédula mediante la que se prohíbe la salida de nuestros productos hacia las Indias, medida ésta que se mantiene injustamente hasta el año 1718.

 

A partir de ahí, se suceden una serie de circunstancias encadenadas que propician la crisis del cultivo de la vid y el comercio de los vinos. Las guerras y conflictos con Inglaterra, la sublevación e independencia de Portugal, afectan sensiblemente la exportación a las colonias inglesas y a Brasil.

 

Posteriormente, una mala política agraria y comercial, inciden directamente a la calidad del producto y estimula la preferencia en el consumo del jerez andaluz y los vinos del Mediterráneo, circunstancias que terminan por sumir nuestra industria en una crisis agobiante a finales del siglo XVII.

 

El colmo de las desgracias se da cuando entre los años 1659 y 1680, se producen varios ciclos de sequía y sendas plagas de langosta africana que terminan de diezmar nuestros campos, hasta tal punto, que en breve aparece en nuestro municipio una grave hambruna que afecta directamente nuestra economía y produce un alto índice de mortandad, fenómenos éstos que provocan una importante desbandada de emigrantes hacia el continente americano.

 

Desde finales del siglo XIX y hasta mediados del siglo XX, esta zona estaba generalmente plantada de cereales, algodón y viñedos, existiendo una gran casona con lagar para la producción de vinos, era la llamada “Casa de la Viña”, hoy desgraciadamente desaparecida y cuya ubicación se encontraba en las inmediaciones del solar que ocupa la plaza del barrio.

 

Nos contaban, sentados en un mentidero, el amigo Pedro Rosario Fumero y otros vecinos de avanzada edad, que fueron los primeros pobladores junto a Manuel Álvarez y Antonio Suárez (Pollo del Callejón I), como conocieron esta hermosa casa y a la gente que en calidad de propietarios cultivaban el sector. Fue un hermoso rato esta “conversada”, tuve la oportunidad de beber en la fuente del saber popular que me brindó una gente llana y entrañablemente orgullosas de sus raíces, que mostraban con suma afectividad. Unas manos encallecidas por el duro trabajo, los surcos que en sus rostros han dejado el paso del tiempo y el don de la palabra, son sus avales.

 

Efemérides

Hoy precisamente se cumplen 522 años, de aquel 1 de octubre de 1493, fecha en la que Cristóbal Colón llega a la bahía de las Isletas, durante su segundo viaje a América, donde después de aprovisionarse de simientes, hortalizas, cañas de azúcar y animales, descansó para continuar viaje al día siguiente. Desde allí, se dirigió a la isla de La Gomera. Por las calmas del mar tardaron 3 días en llegar a San Sebastián de la Gomera, donde fueron recibidos por la gobernadora, Doña Beatriz de Bobadilla con la que, según la relación de este viaje que hizo Miguel de Cuneo, el Almirante en otro tiempo tuvo amores. El Almirante, con toda su flota, estuvo dos días en la isla. Partirán el día 6 de octubre de Canarias.

 

El día 3 de noviembre arriba a las costas del Mar Caribe, donde navega descubriendo varias islas del archipiélago de las Antillas Menores. A la primera isla que descubrió en este viaje la llamó La Deseada. Recorrieron la isla Dominica y tomaron posesión solemne en tierra de la isla que llamó Marigalante. Luego fondearon junto a la isla que llamó Guadalupe. Posteriormente atraviesa el archipiélago de las Once Mil Vírgenes. En la costa de una isla encontró a 12 mujeres desnudas y dos muchachos, todos de la tribu de los arauacos, que habían sido expulsados de la isla que llamaban Borinquen y querían que Colón les protegiera de los indios caribes, por lo que le hablaron muy bien de las riquezas que allí encontrarían y la amabilidad de los habitantes.

 

Sucedió que un día tal como hoy, hace ahora mismo 107 años, es decir el 1 de octubre de 1908, sale a la venta en el mercado norteamericano, el primer modelo "T" de la compañía Ford, resultado de cinco años de esfuerzos de Henry Ford y sus ingenieros para fabricar un tipo de automóvil fiable y barato. Al lograrlo, deciden bautizarlo como Modelo "T", ya que es su prototipo número 20, y ese número es "Twenty" en inglés. En el futuro, la compañía de Henry Ford revolucionará la industria automovilística al usar cadenas de montaje en serie, lo que le permitirá fabricar un coche cada 24 segundos. Cuando en 1927 se deje de fabricar este modelo, habrán salido de la fábrica más de 16 millones de unidades.

 

Henry Ford, nació en un pueblo rural al oeste de Detroit (el área en cuestión es ahora parte de Dearborn, Míchigan). El día 30 de julio de 1863 y falleció en Fair Lane el 7 de abril de 1947. Fue el fundador de la compañía Ford Motor Company y padre de las cadenas de producción modernas utilizadas para la producción en masa. La introducción del Ford T en el mercado automovilístico revolucionó el transporte y la industria en Estados Unidos. Fue un inventor prolífico que obtuvo 161 patentes registradas en ese país. Como único propietario de la compañía Ford, se convirtió en una de las personas más conocidas y más ricas del mundo. El sistema de fabricación en serie, llevaba aparejada la utilización de maquinaria especializada y un número elevado de trabajadores en plantilla con salarios elevados.

 

Aunque la nobleza anida en el alma del que da, el agradecimiento ha de estar en la del que recibe, el primero tiene como nombre honoroso y responde también al de generoso y su actitud me hace liberal, ya que, honra tanto el dar como el recibir.

 

La nobleza vive de la parte del que da, el agradecer está de parte del que recibe y la misma, honra tanto al dador, como al receptor. El amor está muy bien a su modo, pero la amistad es una cosa mucho más alta. Realmente no hay en el mundo nada más noble y raro que una amistad verdadera, está te hace sentir un deber voluntario, que se constituye en la carta de nobleza del individuo.

 

Dicen que la verdadera nobleza consiste en saber valerosamente sufrir por los demás, y no dejar que los demás sufran por nosotros.

 

La nobleza en el sentimiento te lleva a valorar más a tus semejantes, te conduce por el sendero de la humildad hasta la caridad, te aleja de la altivez aun siendo superior o venciendo en la brega. El vencedor tiende la mano para incorporar al caído y le abraza en confraternización, sin alegoría alguna a su victoria.

 

Es tanta la nobleza del vencedor como la del vencido, cuando ambos reconocen honestamente su situación y la aceptan libremente.

 

La nobleza se contrapone a la prepotencia y descubre la humildad, se puede aprender muchas cosas de los ancianos, aunque éstos no hayan tenido estudios universitarios de ningún tipo, solo se han curtido en la escuela de la vida y su sabiduría la legan libremente, sin intereses de ningún tipo, solo por el mero hecho de continuar la tradición popular, que es la consecuencia de unas vivencias y no de unas teorías que pueden ser equívocas o mal entendidas.

 

Dejamos aquí esta intervención de hoy, y emprendemos una nueva caminata con rumbo de Naciente, nos vamos al barrio de Lomo de los Melones, con el fin de visitar la calle Nopal, para saber algo más del lugar de su ubicación y sobre esta planta de la familia de las cactáceas, pero bueno, eso... será en la próxima ocasión, si Dios quiere, allí nos vemos. Mientras tanto…cuídense.

 

        Sansofé. 

 

Comentarios

  • Nacido en el barrio
    02/10/2015 - 09:10

    Muchas gracias don Luis por la información del barrio de la viña pero no todo lo q le dijeron es verdad ninguno de esos señores son nacidos aquí tenían q haberles preguntado en q año vinieron al barrio y antes de q a alguien se le ocurriera lo del barrio sin ley era el barranco del negro Muchas gracias

    0
    0

Enviar Comentario

X