06/09/2015 - 22:07

Newton se pasea por el barrio de Melenara

Luis A. López Sosa

Newton se pasea por el barrio de Melenara
Inicio de la calle Newton (Foto Luis A. López Sosa)
Luis A. López Sosa
Nuestro paseo de hoy lo hacemos por el barrio de Melenara, donde vamos en busca de la calle Newton, encontrando su inicio en la calle Padre Cueto, desde donde parte con orientación de Poniente a Naciente y, tras recorrer unos 130 metros, aproximadamente, va a finalizar en la calle Luis Antúnez. Al Norte linda con la calle Padre Cueto, mientras que por el Sur linda con la calle Luis Morote.
 
Esta nominación aparece por primera vez en el censo de población referido al 31 de diciembre de 1975 y, desde entonces pertenece al Callejero del Distrito 6º, Sección 3ª del Censo Municipal de Habitantes y Edificios.
 
Sinopsis de la nominación
Isaac Newton, nació en Woolsthorpe (Lincolnshire) Gran Bretaña, el día 4 de enero de 1643 y falleció en Kensingto (Londres), el día 31 de marzo de 1727. Fue un físico, filósofo, teólogo, inventor, alquimista y matemático inglés, autor de los “Philosophiae naturalis principia mathematica”, más conocidos como “Los Principia”, donde describió la ley de la gravitación universal y estableció las bases de la mecánica clásica mediante las leyes que llevan su nombre. Entre sus otros descubrimientos científicos destacan los trabajos sobre la naturaleza de la luz y la óptica, que se presentan principalmente en su obra “Opticks” y el desarrollo del cálculo matemático.
 
Newton comparte con Leibniz el crédito por el desarrollo del cálculo integral y diferencial, que utilizó para formular sus leyes de la física. También contribuyó en otras áreas de la matemática, desarrollando el teorema del binomio y las fórmulas de Newton-Cotes.
 
Entre sus hallazgos científicos se encuentran el descubrimiento de que el espectro de color que se observa cuando la luz blanca pasa por un prisma es inherente a esa luz, en lugar de provenir del prisma; su argumentación sobre la posibilidad de que la luz estuviera compuesta por partículas; su desarrollo de una ley de convección térmica, que describe la tasa de enfriamiento de los objetos expuestos al aire; sus estudios sobre la velocidad del sonido en el aire; y su propuesta de una teoría sobre el origen de las estrellas. Fue también un pionero de la mecánica de fluidos, estableciendo una ley sobre la viscosidad.
Newton fue el primero en demostrar que las leyes naturales que gobiernan el movimiento en la Tierra y las que gobiernan el movimiento de los cuerpos celestes son las mismas.
 
En 1663 conoció a Isaac Barrow, quien le dio clase como su primer profesor Lucasiano de matemática. En la misma época entró en contacto con los trabajos de Galileo, Fermat, Huygens y otros, a partir, probablemente, de la edición de 1659 de la Geometría, de Descartes, por Van Schooten. Newton superó rápidamente a Barrow, quien solicitaba su ayuda frecuentemente en problemas matemáticos.
 
En esta época la geometría y la óptica ya tenían un papel esencial en la vida de Newton. Fue en este momento que su fama comenzó a crecer, ya que inició una correspondencia con la Royal Society. Newton les envió algunos de sus descubrimientos y un telescopio que suscitó gran interés entre los miembros de la Sociedad, aunque también las críticas de algunos, principalmente Robert Hooke.
 
Después de escribir “Los Principia” abandonó Cambridge, mudándose a Londres, donde ocupó diferentes puestos públicos de prestigio, siendo nombrado Preboste del Rey, magistrado de Charterhouse y director de la Casa de Moneda.
 
Entre sus intereses más profundos se encontraban la alquimia y la religión, temas en los que sus escritos sobrepasan con mucho en volumen a sus escritos científicos. Entre sus opiniones religiosas defendía el arrianismo y estaba convencido de que las Sagradas Escrituras habían sido violadas para sustentar la doctrina trinitaria. Esto le causó graves problemas al formar parte del Trinity College en Cambridge y sus ideas religiosas impidieron que pudiera ser director del College. Entre sus estudios alquímicos se encontraban temas esotéricos como la transmutación de los elementos, la piedra filosofal y el elixir de la vida.
 
En 1687 defendió los derechos de la Universidad de Cambridge contra el impopular rey Jacobo II, que intentó transformar la universidad en una institución católica. Como resultado de la eficacia que demostró en esa ocasión fue elegido miembro del Parlamento en 1689, cuando el rey fue destronado y obligado a exiliarse. Mantuvo su escaño durante varios años sin mostrarse muy activo durante los debates. Durante este tiempo prosiguió sus trabajos de química. Se dedicó también al estudio de la hidrostática y de la hidrodinámica, además de construir telescopios.
 
Newton fue profundamente religioso toda su vida. Hijo de padres puritanos, dedicó más tiempo al estudio de la Biblia que al de la ciencia. Newton era arrianista y creía en un único Dios, Dios Padre. En cuanto a los trinitarios, creía que habían cometido un fraude a las Sagradas Escrituras y acusó a la Iglesia católica de ser la bestia del Apocalipsis.
 
Fue respetado durante toda su vida como ningún otro científico, y prueba de ello fueron los diversos cargos con que se le honró: en 1689 fue elegido miembro del Parlamento, en 1696 se le encargó la custodia de la Casa de la Moneda, en 1703 se le nombró presidente de la Royal Society y finalmente en 1705 recibió el título de Sir de manos de la Reina Ana.
 
La gran obra de Newton culminaba la revolución científica iniciada por Nicolás Copérnico (1473-1543) e inauguraba un período de confianza sin límites en la razón, extensible a todos los campos del conocimiento.
 
Toponimia del lugar
Melenara, es una toponímia aborigen prehispánica, que nos habla de la existencia de un pequeño poblado de marinos en aquella sociedad isleña, que se encontraron los europeos en sus diferentes desembarcos en nuestras costas, como también los hubieron en la zona de Taliarte, según el testimonio abandonado y expoliado de los vestigios arqueológicos allí encontrados.
 
Melenara siempre fue una playa de pescadores, fue puerto de embarque y también lugar de veraneo.
 
Desde las primeras noticias que se tienen de Melenara, siempre ha habido unas referencias a la profesión de sus hombres, la pesca y la forma de vivir entorno a la misma. De sus aguas sacaron siempre el sustento de sus familias creando y desarrollando las vidas de sus componentes, y algunos incluso dejando sus vidas en el mar, como si de un justiprecio se tratara. Tenemos el testimonio de muchas familias con las que tenemos la suerte de compartir amistad (los Compalunes, los Guedes, los Aguiar, etc.)
 
También en sus aguas se vivieron heroicos episodios bélicos de resistencia a los piratas y bucaneros que intentaron el pillaje de nuestras costas durante gran parte del siglo XVII. Con anterioridad también, la Playa de Melenara fue escenario de sangrientas defensas de los aborígenes prehispánicos en diferentes intentos de desembarco de expediciones invasoras que pretendían la conquista de la isla, habida cuenta del remanso que ofrece su bahía.
 
Melenara fue puerto de embarque y desembarque de mercancías y de esclavos, cuando desde finales del siglo XV se impuso el comercio de la caña de azúcar y se hacía necesario enviar a los mercados europeos la producción o traer desde el continente africano, generalmente de Guinea Ecuatorial, la mano de obra de hombres de raza negra, en calidad de esclavos para trabajar en el cultivo y proceso industrial de las cañas mies. Le siguieron otros ciclos agrícolas como los de la vid y sus excelentes caldos, posteriormente el ciclo del plátano y también el del tomate, pero en las primeras décadas del siglo XX, un fuerte temporal destrozó el muelle y perdió el uso de embarcadero al no reunir las condiciones idóneas cediendo su hegemonía al Puerto de La Luz, en Las Palmas de Gran Canaria.
 
Fue también Melenara, lugar de veraneo de las familias pudientes y acomodadas de la Ciudad de Telde y de otras tantas que nos visitaban en la temporada veraniega. En los inicios del siglo XX, la evolución social que se vivía en Telde, propició que otras familias más humildes pudieran veranear o disfrutar de un día de playa en Melenara, en las casetas de madera que se elevaban sobre tubos de hormigón, bajo las cuales pasaba el agua en la pleamar de los rebozos.
 
Hoy Melenara, ha sufrido todo un proceso renovador urbanístico y son muchas las edificaciones de apartamentos que sirven de segunda vivienda o de residencia habitual, para muchos teldenses que se permiten este lujo por la proximidad y comodidad de los transportes y la evolución de la vida laboral que así lo posibilita, llegándose a convertir aquella pequeña barriada de casetas de madera o de piedra y cal en una pujante urbe, dotada de todos los servicios sociales y comerciales propios para que se constituya en una zona ideal y cómoda para vivir.
 
Efemérides
Hoy precisamente se cumplen 203 años, de aquel 6 de septiembre de 1812, fecha en la que se constituye oficialmente el nuevo Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Las Cortes de Cádiz de 1812, en sus novedosas reglamentaciones, establecieron normas que habrían de redefinir las atribuciones de los antiguos corregidores y la reorganización del aparato estatal a todos los niveles, y en los ámbitos provincial y municipal bajo los principios de la representación política ciudadana por medio del sufragio indirecto. Sin embargo, con el inicio de la restauración absolutista el 4 de mayo de 1814, el rey Fernando VII decreta ilegales las Cortes de Cádiz, y su obra legislativa posterior, fundamentalmente la Constitución de 1812, desapareciendo las diputaciones y ayuntamientos constitucionales así como otras instituciones preexistentes que no serían recuperadas nuevamente hasta el inicio del Trienio Liberal en 1820.
 
Un día tal como hoy, hace ahora mismo 71 años, es decir el 6 de septiembre de 1944, en el transcurso de la II Guerra Mundial, Alemania, que cuenta ya con 1.800 misiles almacenados, utiliza por primera vez su arma secreta de largo alcance, el misil "V-2", con dos lanzamientos poco precisos contra la ciudad de París. Dos días después, el 8 de septiembre comenzará el ataque contra Londres. Al inicio de los ataques y para evitar que cunda el pánico entre la población, el gobierno británico comunicará a la población que las explosiones están causadas por tuberías de gas defectuosas; sin embargo a los pocos días tendrá que admitir la verdad, puesto que la propaganda nazi revelará entonces la existencia del arma de represalia llamada "V-2", con el objeto de aterrorizar más aún a la población civil británica y a la de los países aliados.
 
Hay quien dice que la historia se repite, cuando realmente lo cierto es que sus lecciones no se aprovechan convenientemente, puede que existan quienes aseveren lo contrario pero, generalmente es por el desconocimiento de la misma.
 
Por otro lado se afirma que… “la más grande lección de la historia es que nadie aprendió las lecciones de la historia”, el desconocimiento de los hechos y de la realización de ciertos personajes, lleva a muchos desde su propia ignorancia a creer que la actualidad siempre fue así y que muchas circunstancias que nos rodean formando parte de lo cotidiano, siempre estuvieron ahí. No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es como ser incesantemente niños.
 
Por eso mismo, un flaco favor que hacemos al entendimiento, es no preocuparnos por averiguar la procedencia de las cosas, la motivación de los hechos y el quehacer de los personajes que de alguna forma pasan a conformar una parte importante de la historia, ya que, ellos son los que han legado el entendimiento de circunstancias que consideramos simplezas, aunque desde nuestra ignorancia no podamos explicar su procedencia o conformación.
 
La historia en sí, es la novela de los hechos que nos han antecedido, que formaron en su momento el presente de unas personas, que son para nosotros el pasado y además la vía hacia el futuro, por eso es conveniente e imprescindible conocer la procedencia de las diversas cuestiones.
 
Sin la impresionante labor de investigación y el trabajo realizado por Isaac Newton, habría un conglomerado de cuestiones que nos mantendrían muchos años atrasados en el campo de las ciencias, las matemáticas o la física y es por ello, por lo que es interesante conocer la vida y obra de estos genios del saber humano, como eslabón imprescindible en la evolución social.
 
Una evolución que puede parecer o no, provechosa o agradable para los diferentes elementos de la sociedad, puede además que la nostalgia de haber vivido aquella época en la que se encontraban las casetas sobre la arena de la Playa de Melenara pueda tener en nosotros un mayor impacto sentimental frente a la situación actual de dicha playa, pero de lo que no cabe la menor duda es que de aquella época respecto a la actualidad, existen dos grandes diferencias.
 
De una parte, era una zona totalmente carente de medidas higiénico-sanitarias, mientras que hoy es un espacio libre con óptimas condiciones de uso y de otra parte, el espacio en cuestión, de dominio público, era ocupado para el uso privado y hoy el uso es generalizado, conforme a su propia condición.
 
Decidimos seguir nuestra andadura, no sin antes guardar en nuestra gena las cosas positivas que hemos tratado hoy, zarpando con rumbo de Poniente nos vamos al barrio de Lomo de la Herradura, donde visitaremos la calle Nicaragua, para conocer algo más de esta zona y de este país Sudamericano, pero bueno… eso será en la próxima ocasión, si Dios quiere, allí nos vemos. Mientras tanto…cuídense.
 
Sansofé.
 

Enviar Comentario