30/08/2015 - 20:34

El planeta Neptuno orbita entre los vecinos de Cuatro Puertas

Una calle del barrio recuerda al cuerpo celeste

Luis A. López Sosa

El planeta Neptuno orbita entre los vecinos de Cuatro Puertas
Calle Neptuno – inicio (Foto Luis A. López Sosa)

Nuestro paseo mañanero lo hacemos hoy por el barrio de Cuatro Puertas, concretamente por la Urbanización de Piletillas, al Suroeste del mismo, donde vamos en busca de la calle Neptuno, encontramos su inicio en la calle Venus, desde donde con orientación Note-Sur y, tras recorrer unos 300 metros , aproximadamente finaliza en la calle Júpiter. Tiene al Poniente la calle Marte y al Naciente linda con la propia calle Júpiter.

 

Esta nominación aparece por primera vez en los documentos censales referidos al 31 de diciembre de 1975, no pudiéndose precisar la fecha de su aprobación por carecer de documentación al respecto.

 

Desde entonces ha pasado a formar parte del Callejero del distrito 6º, sección 4ª del Censo Municipal de Habitantes y Edificios.

 

Sinopsis de la nominación

Neptuno es el octavo planeta en distancia respecto al Sol y el más lejano del Sistema Solar. Forma parte de los denominados planetas exteriores o gigantes gaseosos, y es el primero que fue descubierto gracias a predicciones matemáticas.

 

Su nombre fue puesto en honor al dios romano del mar —Neptuno—, y es el cuarto planeta en diámetro y el tercero más grande en masa. Su masa es diecisiete veces la de la Tierra y ligeramente más masivo que su planeta «gemelo» Urano, que tiene quince masas terrestres y no es tan denso. En promedio, Neptuno orbita el Sol a una distancia de 30,1 ua., su símbolo astrológico es una versión estilizada del tridente del dios Neptuno.

 

Tras el descubrimiento de Urano, se observó que las órbitas de Urano, Saturno y Júpiter no se comportaban tal como predecían las leyes de Kepler y de Newton. Adams y Le Verrier, de forma independiente, calcularon la posición de un hipotético planeta, Neptuno, que finalmente fue encontrado por Galle, el 23 de septiembre de 1846, a menos de un grado de la posición calculada por Le Verrier. Más tarde se advirtió que Galileo ya había observado Neptuno en 1611, pero lo había confundido con una estrella.

 

Neptuno es un planeta dinámico, con manchas que recuerdan las tempestades de Júpiter. La más grande, la Gran Mancha Oscura, tenía un tamaño similar al de la Tierra, pero en 1994 desapareció y se ha formado otra. Los vientos más fuertes de cualquier planeta del Sistema Solar se encuentran en Neptuno.

Neptuno es un planeta azulado muy similar a Urano, es ligeramente más pequeño que éste, pero más denso.

 

Los dibujos de Galileo Galilei, muestran que Neptuno fue observado por primera vez el 28 de diciembre de 1612, y nuevamente el 27 de enero de 1613; en ambas ocasiones, Galileo confundió Neptuno con una estrella cercana a Júpiter en el cielo nocturno.

 

En 1821, Alexis Bouvard publicó en sus tablas astronómicas la órbita de Urano. Las observaciones revelaron perturbaciones sustanciales, que llevaron a Bouvard a lanzar la hipótesis de que la órbita de Urano debía estar siendo perturbada por algún otro cuerpo.

 

En 1843, John Couch Adams calculó la órbita de un octavo planeta en función de las anomalías observadas en la órbita de Urano. Envió sus cálculos a Sir George Airy, el Astrónomo Real, quien pidió más información. Adams comenzó a redactar una respuesta, pero nunca llegó a enviarla. Urbain Le Verrier, el matemático codescubridor de Neptuno, en 1846, independientemente de Adams, publicó sus propios cálculos.

 

En el mismo año, John Herschel comenzó a abogar por el enfoque matemático y persuadió a James Challis para buscar el planeta propuesto por Le Verrier. Después de muchas dilaciones, Challis empezó su búsqueda, reacio, en julio de 1846. Sin embargo, en el ínterin, Le Verrier había convencido a Johann Gottfried Galle para buscar el planeta. Neptuno fue descubierto esa misma noche, el 23 de septiembre de 1846, donde Le Verrier había predicho que se encontraría. Challis más tarde se dio cuenta de que había observado previamente el planeta dos veces en agosto, sin advertirlo.

 

A raíz del descubrimiento, hubo mucha rivalidad nacionalista entre los franceses y los británicos sobre quién tenía prioridad y merecía crédito por el descubrimiento. Finalmente surgió un consenso internacional sobre que tanto Le Verrier como Adams conjuntamente lo merecían. Sin embargo, la cuestión está siendo revaluada por los historiadores con el redescubrimiento, en 1998, de los "Documentos de Neptuno" (documentos históricos del Observatorio Real de Greenwich), que al parecer habían sido objeto de apropiación indebida por el astrónomo Olin Eggen durante casi tres décadas y sólo redescubiertos inmediatamente después de su muerte. Después de la revisión de los documentos, algunos historiadores indican que Adams no merece crédito en igualdad con Le Verrier.

 

Por otra parte, tenemos que en la Mitología romana, Neptuno es el hijo mayor de los dioses Saturno y Ops, hermano de Júpiter y Plutón. Neptuno gobierna todas las aguas y mares. Cabalga las olas sobre caballos blancos. Todos los habitantes de las aguas deben obedecerlo y se le conoce como Poseidón en la mitología griega.

 

Neptuno eligió el mar como morada y en sus profundidades existe un reino de castillos dorados. Con su poderoso tridente agita las olas, hace brotar fuentes y manantiales donde quiera y en causa de su ira provocando los temibles sismos o terremotos.

 

Este dios es un rey inseparable de sus caballos. Por esta y más razones, se le simboliza con un caballo. Neptuno no viste con ropajes suntuosos, ya que su aspecto es suficiente para demostrar su poderío.

 

El dios de los mares es un muy peligroso e inestable elemento, con sus emociones puede provocar desde terribles tormentas y tempestades hasta olas tranquilas y pacíficas, por lo que nunca nadie intenta provocarlo sin un importante motivo

 

Toponimia del lugar

Con el nombre de Cuatro Puertas, se conocen una serie de construcciones rupestres, que se denominan así por la existencia de cuatro grandes aberturas que dan acceso a una espaciosa sala excavada en la roca, obra de las poblaciones aborígenes prehispánicas, que se encuentra ubicada en la cumbre de la denominada Montaña  Bermeja, en su cara Norte.

 

Esta montaña, que por el color de la tierra roja que la forma recibe tal denominación, se encuentra a unos seis kilómetros saliendo del Casco de la Ciudad de Telde, por la carretera que conduce a Tirajana, o antigua carretera a Ingenio, hoy C-100.

 

Tenía la consideración de ser un lugar sagrado o adoratorio, dentro de la cultura aborigen, era el lugar donde las harimaguadas hacían las ofrendas de animales, leche y frutos de la tierra al dios Alcorac. Tiene esta montaña por el lado del Naciente una serie de escalinatas labradas en la roca que dan acceso a una red de dependencias intercomunicadas en su mayoría, por corredores subterráneos, los cuales se piensan fueran los lugares donde vivían estas vírgenes dedicadas al culto religioso y sus guardianes.

 

Formando parte de este hermoso complejo arqueológico, encontramos en su parte alta un almogaren y por el lado Sur un gran granero, de varias dependencias que se comunican con sendos pasillos. Al parecer, todo el complejo estuvo fortificado, con una doble muralla de varios metros de altura, de la que hasta nuestros días nos han llegado unos pocos vestigios.

 

Cuatro Puertas y todo el complejo arqueológico que constituye este hermoso yacimiento ha sido estudiado e investigado por un nutrido número de historiadores, entre los cuales se cuentan Berthelot, Chil y Naranjo o el Dr. Hernández Benítez, pudiéndose leer como mayor o menor fortuna las aseveraciones o desmentidos de unos y otros, para con la realidad latente frente a lo que realmente pudo ser el mismo, sin mito ni leyenda, pero sí con el mayor de los respetos a todos aquellos que conformaron esa población aborigen, que dio vida también a esa cultura y a esa forma de ser, que se nos antoja única y exclusiva, aunque sufrieran el mismo maltrato y destrucción que se dio por parte de los conquistadores a otras culturas o a otras personas en el Continente Americano, a pesar de haberse obrado en nombre de Dios y de la Corona de Castilla, que venía a ser cuasi lo mismo que en nombre del Amor y la Civilización, si bien, seguimos sin entenderlo y menos aún en admitirlo, dado que el desamor y la barbarie fueron las virtudes que predominaron en tales “gestas”.

 

De otro lado tenemos la toponimia de “Piletillas”, cuyo nombre le viene de existir en la zona un importante número de piletas labradas en la roca y/o construidas por el hombre, donde se disponía el abrevadero de los ganados de trashumancia entre los siglos XVII y XIX, que migraban de finca en finca, tras la recolección de las cosechas, a fin de facilitar la labor de desabrojo.

 

La urbanización donde nos encontramos, proyectada y ejecutada a finales de la década de 1960, por una colonia de holandeses afincados en aquella época en nuestro municipio, recibe el nombre del sector de Piletillas, dentro del barrio que hoy visitamos.

 

Efemérides

Hoy precisamente se cumplen 122 años, de aquel 30 de agosto de 1893, fecha en la que el rotativo “La Gaceta”, publica un decreto del ministro López Domínguez por el que reorganizaba, militarmente, la administración castrense en el Archipiélago. Se establecían dos gobiernos militares y zonas de reclutamiento en cada grupo de islas. El capitán general residiría alternativamente, en las capitales que tuvieran gobierno militar, dependiendo de cómo lo exigieran las circunstancias en cada caso. Del mismo modo, se establecía que desaparecería el empleo de brigadier de artillería e ingenieros, que sería a su vez sustituido por el cargo de coronel.

 

De igual forma se incrementaba el personal de la Comandancia de Ingenieros de la Isla de Gran Canaria con la presencia de un comandante capitán. Este siglo va tocando a su fin con dos grandes desastres militares frente a los Estados Unidos, uno en Santiago  (Cuba) y el otro en Cavite (Filipinas), en el cual media el tan ansiado Tratado de París, ese mismo año, mediante el cual se liquida parcialmente, los restos del imperio colonial español con la independencia tanto de Cuba como de Filipinas. Subsisten las colonias españolas en el Archipiélago Canario, que ha permanecido hasta nuestros días. A la par surge una generación de intelectuales españoles que conformarían la célebre “Generación del 98”.

 

Un día tal como hoy, hace ahora mismo 97 años, es decir el 30 de agosto de 1918, en Moscú, antigua URSS, Lenin, Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo, que acaba de intervenir en un mitin celebrado en una fábrica de armamento, se dirige rodeado por la multitud al coche que lo espera para conducirlo a la reunión del Consejo de Comisarios, que debe iniciarse a las nueve de la noche. De pronto, Fani Kaplán, una mujer revolucionaria anarquista le dispara tres tiros, dos de los cuales lo hieren gravemente. Trasladado de urgencia al hospital se recupera y el 18 de septiembre estará de nuevo en la reunión del Consejo de Comisarios del Pueblo. Estos hechos provocan que se inicie una purga masiva y despiadada contra todos los enemigos de la revolución, con encarcelamientos, ejecuciones sumarias y otras atrocidades.

 

Kaplán fue encarcelada e interrogada por la Cheka. En su primer interrogatorio únicamente chilló nerviosa que había disparado a Lenin, pero se negó a decir nada más y a firmar su declaración, siendo trasladada a continuación a la cárcel de Lubianka. Interrogada por altos funcionarios del gobierno, se negó a aportar datos sobre su persona o sobre el ataque. Los investigadores de la cheka no lograron encontrar el arma usada en el asalto y sólo tras el cierre de la investigación el 2 de septiembre de 1918 se anunció la entrega de una pistola, que no se pudo asegurar que fuese la usada en el atentado. No se usó como prueba contra Kaplan. En 1958 el comandante del Kremlin en 1918, Pável Malkov, confesó haber ejecutado a Kaplan el 3 de septiembre en el patio del edificio por orden de Yákov Sverdlov.

 

Contemplando el amanecer de hoy y tratando de llegar un poco más allá de la lejanía, donde la vista se pierde y confunde las formas, pensamos en los temas tratados hoy.

 

En primer lugar, la consideración y datos técnicos que sobre el planeta Neptuno tenemos, nos da una clara visión de lo pequeños que somos dentro de nuestro propio sistema solar, sin llegar a compararnos dentro de nuestra galaxia y menos aún en la inmensidad del universo.

 

Ello, nos debiera llevar de forma sistemática, a plantear con humildad, humanidad, caridad y respeto cualquier actuación en nuestras vidas, dado que individualmente no somos casi nada en ese contexto, mientras que formando parte de un todo, la convivencia sería más idónea y no existirían esos altibajos que marcan actuación de exclusión, del hambre o la extrema pobreza.

 

Conocer los relatos mitológicos, ya sean romanos o griegos, para muchas personas puede suponer ciencia ficción o fantasías literarias, cuando en verdad debiéramos leer entre líneas los mensajes que en esos textos se dieron por aquellos padres de la filosofía, aquellos que dieron vida y forma al trato humano y a una progresión social que nos ha llegado a nuestros días.

 

“Neptuno eligió el mar como morada y en sus profundidades existe un reino de castillos dorados. Con su poderoso tridente agita las olas, hace brotar fuentes y manantiales donde quiera y en causa de su ira provocando los temibles sismos o terremotos”. El mar es una de las principales fuentes de vida en el planeta desde sus orígenes, al retirarse las aguas, dieron posibilidad a que en la tierra se dieran otras formas de vida vegetales, animales o  humanas. Lo incomprensible para el entendimiento humano durante mucho tiempo, de por qué se forman los tsunami, terremotos, etc., se justificó como la consecuencia de la agitación del tridente.

 

También vemos como se restructura la autoridad militar en nuestras islas, como en otros puntos de España, como consecuencia de la superpoblación de profesionales castrenses, al perderse los dominios de Cuba y Filipinas. Había que recolocar a tanto parado de las armas, algo similar a lo sucedido tras acabar la reconquista española que consecuentemente se emplea a los hombres de armas en la conquista de América y de nuestro Archipiélago.

 

No nos cabe la menor duda que el asesinato de cualquier ser humano es una bajeza desmesurada y sin explicación alguna, tanto el asesinato de Lenin a manos de Kaplán, como posteriormente el asesinato de ésta por Pável Malkov, el 3 de septiembre en el patio del edificio por orden de Yákov Sverdlov. Ninguno de los dos tiene justificación alguna, pero ambos denuncian una vez más el instinto animal del ser humano.

 

Dejamos aquí nuestro recorrido de hoy, guardamos en nuestra gena todo aquello que positivamente hayamos encontrado y, aunque podríamos pararnos a denunciar el abandono corporativo en la conservación del Patrimonio Arquitectónico Municipal, respecto a la escultura de Neptuno deteriorada, cada día un poco más, preferimos seguir adelante, ya que, lo hemos hecho en otras tantas ocasiones y no ha servido de nada, dirigimos nuestros pasos hacia el nordeste, nos vamos al barrio de San Gregorio, con la idea de a visitar allí la calle Néstor Álamo a fin de saber algo más del lugar de su ubicación y sobre este escritor y músico grancanario, pero bueno… eso será en la próxima ocasión, si Dios quiere, allí nos vemos. Mientras…cuídense.

 

Sansofé.

 

Enviar Comentario